lunes, 28 de diciembre de 2015

LA SENCILLEZ ES MARAVILLOSA...


la sencillez

(Fotos adquiridas en google) 



"La Sencillez es maravillosa"

Queridos lectores:

Aquí estoy de nuevo con el propósito de compartir otro ratito con todos y contaros como ha ido la semana.
Pues bien, pasó la Nochebuena de los más tranquila gracias a Dios, con mi querida familia, en mi hogar y como a nosotros nos pareció mucho mejor celebrar. Aunque tengo que decir que creo que ellos de alguna manera, sentían nostalgia, es difícil romper con las tradiciones, aunque estas no estén siendo de bendición, pero aún así, hay que romper.

Bueno ahora llega el tiempo del amigo invisible ¡si es tiempo!... lo adaptamos a las posibilidades que mi otra parte de la familia necesita, ya que se encuentran ausentes el resto del año, así que aprovechando el momento ¡aaaa jugarrr!.
familia, patinar, merendar,

Es interesante ver como cada familia aprovecha el tiempo juntos. Nosotros tenemos un plan magnífico ¡haber que os parece!...

Tal día como un veintinueve de diciembre comeremos todos juntos, después nos pondremos bien guapos para salir a patinar; en las pistas siempre hay posibilidades de merendar, con lo cual, a ser posible comeremos unos churros con chocolate. Daremos una vuelta para hacernos esas fotos que plasmen esos momentos tan especiales  y al mismo tiempo tan sencillos, pero es en lo sencillo cuando realmente  disfrutamos de los nuestros.


Seguidamente, volveremos a casa y esperaremos con una peli a mi esposo (que se encontrará trabajando), para con algún juego divertido entregarnos los regalos, que previamente hemos dejado en nuestro árbol de Navidad.
¡Ah me olvidaba!  esta semana recibimos el nuevo año. Yo me pregunto ¿qué habrá de bueno? porque estoy segura que muchas cosas buenas vendrán, aunque, las no tan buenas sin invitarlas también vienen, todo tiene un propósito pero yo prefiero ser optimista, positiva y luego... "Dios dirá como dicen las abuelas."

Despedimos el año. Un año que ha sido generoso con nosotros, un año que no podré olvidar por cuanto he aprendido en él, es un tiempo al cual siempre podré mirar atrás con el sentimiento de satisfacción por haber aprendido lo más importante de mi vida, la dependencia total de mi Dios; ¡que buen sabor de boca me deja!
No quiero tomaros más tiempo, y sin más, desearos
¡FELIZ AÑO NUEVO!

Hasta pronto, chao, chao, chao