lunes, 19 de noviembre de 2018

¿Cansado y Agobiado?


Haciendo limpieza de papeles, he formado una gran montaña de tickets de compra de un año para acá. Me ha hecho pensar y preguntarme si realmente todo lo que compré me hacía falta. Es tremendo observar cuanto acumulamos, y sin pensar mucho en el gasto que ello supone claro.

A mí personalmente, me gusta hacer limpieza de vez en cuando y no amontonar demasiado ya que me agobia bastante. Me resulta muy atractiva la teoría de menos es más. De hecho, en el armario me funciona a las mil maravillas ya que tardo muchísimo menos en decidir que ponerme, o que complementos coger en cada caso.

En mi hogar trato de despejar al máximo las estancias, si bien es cierto, siempre hay algún rincón en el que pierdo el control, como por ejemplo la sala de estudio que tenemos en común mi esposo, mi hijo, y yo. Es un cuarto de veintiocho metros cuadrados que anteriormente era el salón de la casa, y lo hemos dividido en tres puestos de estudio. Es en este lugar que acumulamos desde libros, una cama de invitados, patinetes, cuadros, etc. En ocasiones se encuentra tan revuelto que provocamos el tan temido ruido visual, ya que como dice el dicho popular "todo lo que no suma, resta".

He de reconocer, que aunque intento que en mi vida todo esté bajo control, no consigo lograrlo nunca. Esto me produce en según que momentos cierta ansiedad e inseguridad. Pero es justo entonces, cuando entiendo el sentido que tiene la promesa dada por Jesucristo en su palabra,  Mateo 11:28  que dice así: "¡Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso!"  

Es imposible describir con palabras el descanso y la paz que siento cuando acudo a Dios. Cuando vuelvo a recordar que Él es quien debe tener el control en todo y no yo.
¡Qué maravilla!
Te invito a que descubras esta realidad si nunca la has vivido. 
Él dice "Venid" ¿quines? todos; ¿Cuándo? siempre.

¡VE A JESÚS!

María Soraya