martes, 18 de diciembre de 2018

¡El Tiempo es Oro!


Detente...
Pregúntate...
¡Piensa bien en la respuesta!

¿Qué haces con tu tiempo?
¿A qué lo dedicas?
¿Has pensado alguna vez que tu tiempo es oro, y que es un regalo?
¿Has pensado alguna vez que tu tiempo puede terminar sin esperarlo?

"Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.
Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor."
(Efesios 5: 15, 16, 17)

Mira, la voluntad de Dios es que todos los hombres seamos salvos de la condenación eterna.
"Pues Él quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad." (1 Timoteo 2:4)
La voluntad de Dios es que conozcamos la verdad.
¿Pero, qué o quién es la verdad?
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre,
 sino por mí." (Juan 14: 6)

Nuestros corazones insaciables son,
hasta que conocen a su Salvador.

Tal y como somos nos amó, 
hoy nos acercamos sin temor.
"Él es el agua que al beber 
nunca más tendremos sed
Jesucristo basta, Jesucristo basta,
Mi castigo recibió
y su herencia me entregó
Jesucristo basta, Jesucristo basta."

Fuimos alcanzados, 
por su grande amor.
con brazos abiertos nos recibe hoy.

Tal y como somos nos amó,
hoy nos acercamos sin temor.
"Él es el agua que al beber
nunca más tendremos sed
Jesucristo basta, Jesucristo basta,
Mi castigo recibió
y su herencia me entregó
Jesucristo basta, Jesucristo basta."

Ahora hay un futuro, y esperanza fiel,
en su amor confiamos, hay descanso en Él...
Jesucristo es aquel que nació y renunció a su divinidad, haciéndose hombre.
Jesucristo es aquel que murió en la cruz para pagar nuestra deuda con el Padre, pues nuestro pecado nos hace deudores con Dios.
Jesucristo es aquel que Resucitó, la muerte no lo pudo retener.
¿Todo esto para qué?
Para que tú y yo pudiéramos salvarnos del fuego eterno que merece el pecado que existe en nosotros.
No creas el dicho "¡Todo el mundo es bueno!" porque eso no es la verdad.

¡FELIZ NAVIDAD!

María Soraya